En febrero se vivió una auténtica fiesta espiritual Desalista, “Nuestra Siembra,” en donde la casa vibró de alegría con la participación de niños, jóvenes, maestros y Directivos, reunidos en el aula María Auxiliadora para ofrendar las mejores semillas, los mejores deseos; disponiendo los corazones como el terreno más fértil para lograr la mejor cosecha 2018, en un trabajo de fe y esperanza de perseverante esfuerzo que se va transformando en plantas firmes capaces de dar los anhelados frutos.

 

¿Y tú qué opinas?
* Campos obligatorios (no publicaremos tu correo electrónico)